Perdidos en el borde exterior

Cuaderno de Bitácora 1

Huida de Tatooine

Nuestros grupo de héroes, formado por el Capitán Dorian, Druma, Dit I Fett y Choriwaka (en este primer momento, interpretado por Toni) se encuentran en una taberna de Moss Eisley, en el planeta Tatooine, tomando una copa (en el caso de Druma una fizzycola), cuando un individuo de aspecto nervioso se acerca a ellos con la intención de ofrecerles un trabajo.

Dice llamarse Morr Engart, y les pide que lleven un objeto a ciertas coordenadas, sin hacer preguntas. Dorian, que es experto en negociar tarifas y en no hacer preguntas, acuerda con él un importe que se cobrará a la entrega del objeto y recibe a cambio una micro-tarjeta con información. Morr Engart les dice que pueden usar su carguero, que se encuentra en el puerto 23, y que el resto de instrucciones están en la micro-tarjeta. También les advierte de que no les interesa intentar engañarle. Seguidamente, se marcha.

Los pj se van de la taberna poco después, no sin antes darse cuenta de que hay un humano que los observa. Dorian intercambia unas palabras con él. Se presenta como Nerch Erchtsk, cazarecompensas, y se ofrece a darles información sobre el tipo que ha hablado con ellos, por una módica suma, pero Dorian declina amablemente la invitación. No obstante, Nerch Erchtsk le da un consejo gratis: “Tened cuidado al salir. Ese tipo debe ser un rebelde, porque le van siguiendo los imperiales”.

A la salida de la taberna, un simpático grupo de Imperiales intenta detenerlos, capitaneado por un extraño twi´lek al que le falta uno de los lekus, que se presenta como Skurtch, un agente del ISB (inteligencia imperial), pero ellos, ni cortos ni perezosos, se lían a tiros y salen por piernas, no sin antes dejar a Skurtch malherido y despistar a los soldados de asalto, que hieren gravemente a Druma. Antes de que se de la alarma, van al puerto, montan en el carguero RosaAzul y se dan a la fuga, justo a tiempo, porque un destructor imperial se está acercando al planeta y seguramente, ya se ha dado la alarma.

Una vez conectada la mini-tarjeta al ordenador de la nave, descubren instrucciones para llevarla al planeta Rigesco. Para ello, se adjuntan coordenadas para usar un atajo en para el salto hiperespacial entre Tatooine y Rigesco, que permite llegar en sólo tres días (de normal, se tardan 21 días). La tarjeta contiene también una serie de datos cifrados que no pueden descompilar.

Los tres días de viaje les van de perlas para curar parcialmente las heridas recibidas, mediante el tanque de bacta de la nave, aunque aún no estan al 100% cuando llegan a su destino. Nada más salir del hiperespacio junto a Rigesco, tres X Wing de la Alianza Rebelde les dan el alto y les instan a identificarse. Tras explicar que traen un paquete de parte de Morr Engart, los escoltan hasta un punto de atraque en el planeta.

Nuestros chicos, muy previsores ellos, contrastada la base de datos de la nave y sabiendo que hace un frío impresionante en Rigesco, se abrigan antes de ser trasladados en spiders (menudo barujo) hasta la base rebelde.

Allí son recibidos por el comandante de la base que en principio, no parece confiar mucho en ellos. Morr Edgart ha sido detenido en Tattoine y al ver llegar su nave, piensa que se trataba de espías imperiales. Una vez revisados los datos que llevan los pjs y contrastada su versión, no pone ningún problema en pagarles lo acordado. Pero lamentablemente, los datos no están completos. Se necesita un segundo archivo de datos para poder descompilar el anterior.

Comments

Aviso_a_roleantes

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.