Perdidos en el borde exterior

Cuaderno de Bitácora 6

Un lamentable accidente

Las cosas en la taberna trascurren bastante tranquilas, hasta que llega un grupo de civiles. Se trata de los tripulantes de una nave que trae un espectáculo de baile para los soldados: dos bailarinas exóticas twi´lek, a las que presentan como Alema Zip y Nita Zap. La tripulación se sienta a beber tranquilamente en una mesa apartada y las bailarinas (aquí hubo disparidad de opiniones, porque parte del grupo las consideraba artistas y parte prostitutas) comienzan su espectáculo.

Mientras los personajes del sexo masculino se emboban mirando a las twi´lek, Shan-gri-lah se acerca a la mesa de la tripulación a darles algo de conversación e investigar que hacen allí. El piloto le comenta que se dedican a llevar a las twi´leks a los sitios donde tengan contratada una actuación y no suelen pasar más de un día en cada lugar. También aprovecha para fardar de su nave, un carguero coreliano YT-1500 nuevecito, del que su jefe dice que es lo más rápido que han inventado. San-gri-lah intenta averiguar algo sobre el artesano, y el piloto le dice que él también ha oído eso, pero que no tiene ni idea de si existe ni de donde se encuentra. Respecto a su jefe, sólo le dice que se llama Tacomu y que es un mandaroliano.

Las chicas terminan su baile. El ambiente ya está cargadito y el personal bastante borracho, y se lía una pelea entre la soldadesca. Los pilotos salen por piernas, mientras nuestros protagonistas se ponen a cubierto, y entre apuestan entre ellos por sus soldados favoritos en la gresca. Finalmente, se acaba la juerga y cada uno se marcha a su cuarto.

Sobre las 4 de la madrugada (aunque no se distingue el día de la noche, se sigue igualmente una división de horarios en supuestamente diurno y supuestamente nocturno) les despierta un ruido muy fuerte, como de una explosión. Se visten y salen escopeteados hacia el lugar donde se ve jaleo, para descubrir que proviene de la nave de las twi´lek. Curiosamente, no son los motores lo que ha explotado, sino una zona indeterminada de la bodega de carga, dejando la nave partida en dos, pero con los motores intactos. Los imperiales acordonan la zona y mandan a los civiles a la camita.

A la mañana siguiente, acceden a su nave para ver como se encuentra Druma, pero la zona de la nave de las twi´lek sigue estando acordonada y los imperiales esperan a un grupo de expertos que van a encargarse de descubrir que ha ocurrido. Mientras, Druma se introduce en los restos de la nave y descubre que, como ya sospechaban, los motores de la nave han sido modificados y consigue extraer una parte clave del hiperimpulsor, que no se aprecia a simple vista, pero impide que funcione. De paso, registra los camarotes de la twi´lek en la nave y se lleva un par de bolas twi´lek que le regala a San-gri-lah.

Por la noche, el capitán Dorian intenta intimar con las twi´lek en sus habitaciones, para sacarles información pero las chicas pasan de él. Sin embargo, Dorian retrasa su regreso y le cuenta a sus compañeros que ya triunfado en el intento de seducción, pero que no sabían nada.

Mientras, San-gri-lah intenta sonsacar a los pilotos más información a golpe de canalillo. Estos le cuentan que su jefe va a mandar a una nave a recogerlos cuanto antes.

Comments

Aviso_a_roleantes

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.